Nuestros Relatos Hot y de los Amigos
Las Confidencias Prohibidas de Edu y Gra
La página HOT de Edu y Gra , una pareja cordobesa
Nuestras Aficiones Hot
Album de Fotos Hot
Esto está que arde!!!
Nuestros Enlaces con Amigos
Nuestros Relatos Hot y de los Amigos
imagen
imagen
imagen
Imagen
Lean un relato de Gracielita...
MI RELATO DE UNA NOCHE...
Mmmm, ... ¿y si les cuento que estuve con dos hombres a la vez?... ya sé!, muchos dirán: bah...eso ya es común;, o ya lo hice, no es nuevo para mí... y bue... lo lamento por ellos, ¿saben por qué?, porque para mí fue algo nuevo, a pesar de no ser la primera vez. Creo que voy encontrando las palabras para explicarlo.. a ver... La novedad estuvo en el cómo y en la disposición de entrega...¡éso es!! (hay quienes lo llamarían burdamente calentura, ja ja). Pasó así, cuando Edu y yo ingresamos a la habitación del Hotel hacía frío y le dije bajito al oído que tenía que hacerme entrar en calor. Primero bromeó con que tomara un wisky y, acto seguido, me derribó con todo su peso sobre la cama y me besó dulcemente. Nos fuimos desvistiendo y nos metimos bajo las sábanas a mimarnos. Luego me puso de espaldas a él, de costadito, y, mientras me tocaba con su mano adelante, me la metía por detrás, ¡así!, ¡de una!. Yo estaba ardiente porque lo venía extrañando y, entonces estaba a punto de terminar. En esa posición, de espaldas a la puerta, escuché que alguien entraba y mis oídos se embelesaron al oír el inquietante y sórdido sonido del cinto de unos pantalones masculinos al caer... A diferencia de otras veces, ni me preocupé en averiguar quién era, quizás porque sospeché que era un conocido, al que habíamos visitado la noche anterior. La cuestión es que, sin inmutarnos, con Edu entramos en una onda más fogosa, entre besos y palabras estimulantes. Nuestro amigo se acomodó desnudo frente a mí y comenzó a besarme el cuello y las tetitas, mientras las acariciaba, casi con ternura... Esto desactivó el último freno, si es que aún quedaba alguno, y cerrando mis ojos me dispuse a gozar de todas estas sensaciones. Al sentirnos asi con Edu, él sin esperar más, comenzó a estimularme el culito, mientras el amigo me acariciaba mi botoncito power (clítoris) e intentaba penetrarme por adelante, Edu me acomodó para que lo lograra. Entretanto, tomó mi boca por su cuenta , besándome y haciéndome chupar los dedos que minutos antes me había metido. Ambos me penetraron mi vagina, uno desde adelante y otro desde atrás, al tiempo que llenaban el espacio con dulces halagos, que ,por supuesto hoy no recuerdo, pero que me hicieron entrar en mayor confianza. Además, Edu alentaba al amigo para que me la metiera con fuerza, y esto me disparó el primer orgasmo que no pude contener. De inmediato, comencé a chupar la gordota y acalorada verga de Edu y entonces, tras de una seña suya, el amigo me la metió con fuerza por atrás. Yo no aguantaría mucho más por lo que me acomodé sobre Eduardo, de frente a él, para ponérmela junto a la otra. Ansiaba sentirlas chocarse dentro mío, porque sé que esto nos vuelve locos a los dos y se le pone más grande y durita. Para ser franca, ya no pienso tanto en esos momentos, sólo me suelto y me dejo llevar, pues, instantánea y simultáneamente, hay un acuerdo tácito: mientras más gozo yo, más goza él, y viceversa. En un momento, el amigo quiso hacerme la colita, aprovechando mi tentadora posición, pero yo, sin mediar reflexión, me resistí, creo que hasta grité, pues, Edu, asustado, me defendió...ja ja. Lo cierto es que algo me obliga a darle mi culito sólo a mi amor. Entonces, me puso de espaldas a él y comenzó a estimularme y de pronto, tuve toda su verga adentro. Ya no podíamos parar, le pedimos al amigo que la meta en mi conchita y así, yo sobre Eduardo, de frente al amigo, y entre palabras cálidas, empezamos a movernos acompasadamente los tres, alcanzando una coordinación y armonía puramente instintiva y salvaje, como intuitiva,... no sé. Era como un sueño, otra realidad... Hasta que yo gemí diciendo: estoy por terminar, me viene solo... En ese momento se desató una lujuria incontenible y Edu exclamó a mí también me viene, agregando piropos incitantes. Yo percibí que su amigo estaba muy caliente y mencioné, al sentirlo en mis entrañas, que nos venía a los tres juntos...entonces, se sintió en la noche la versión sonora de ese éxtasis que conmovía nuestro ser y que no podíamos parar ya de ningún modo. Yo, en estado de ensoñación, les iba relatando a ellos esta sensación y creo que esto nos llevó a los tres juntos a explotar de alevoso placer. Pude sentir nuestros latidos y el fuego desde mi conchita hasta mi corazón, quemando toda mi cavidad abdominal mientras me llenaban, al unísono, con la leche que les venía eyectada desde el fondo de sus almas y llenaban también el aire de apasionadas expresiones verbales... Nos sentíamos desfallecer al tiempo que liberamos unas risitas de distensión y armonía. Estábamos felices, especialmente Edu y Yo, pues, nuestro amigo ya se levantaba para ducharse. Nosotros nos quedamos unos minutos más derrochando arrumacos y luego nos fuimos a bañar para vestirnos y seguir nuestro camino...Otra vez la vida que llaman real, la de afuera, pero les aseguro que ahora, habiendo buceado en lo más recóndito de mi ser, la veía de otro color...

Espero que les guste mi historia y no dejen de imitarla...

¡Un beso grande para todos!!

Graciela.

Les presentamos a Rox, una putita de Argentina...
imagen
El aviso de Rox, una amiga de Bs. As., Argentina.

Hola, me llaman Rox, tengo 29 años, estoy felizmente casada, tengo una hija de 8 años, tengo un empleo y también atiendo los quehaceres de mi hogar, pero desde hace tres años me hago un lugar importante en mi vida para practicar lo que mas me gusta en el mundo !!!!EL SEXO!!!, mucho, mucho sexo, amo y tengo enormes sentimientos por mi esposo, pero a la hora de cojer, lo hago con cuanto macho pueda, tengo el apoyo total de mi esposo, y mi práctica favorita es el sexo con grupos de hombres o comúnmente llamado Gang Bang donde el también participa, SIEMPRE EN FORMA HETEROSEXUAL, respetamos la bisexualidad, pero no es nuestra onda ,soy muy exhibicionista y tanto en la vía pública como en la cama adoro sentirme, comportarme y ser una PUTA TOTAL
Me gusta chupar las vergas y trato siempre de hacer un "arte" del sexo oral, sin olvidar de chupar uno a uno los huevos al macho, adoro las lluvias blancas y me considero una
" enfermita " por tragar toda la esperma que me vuelquen en mi garganta. Me gusta estar bien penetrada por la concha, a la que tengo totalmente depiladita , detalle de una buena putita y llegamos al plato especial.....el sexo anal.....me muero cuando me la meten por el culo y no justamente de dolor, porque mi culo se traga lo que venga y cuando lo que viene es inmenso, me derrito del placer.
Estoy en la búsqueda permanente de hombres...¿ COMO LOS PREFIERO?
PRINCIPALMENTE:
Que tengan "muy" claro este tipo de encuentros, heterosexuales, respetuosos, divertidos, sin apuros, sin ofender a terceros, compañeros, higiénicos, muy sanos, que transmitan ondas positivas etc. etc..........
NO TOLERO NI PERMITO:
A personas que se "creen especiales" ,cancheros, burlones, mal educados, sucios (de alma y cuerpo) arrogantes, a los curiosos, etc .etc........
¿ COMO LOS QUIERO?
Entre 10 y pico y 40 años, de aspecto agradable, sin barba, atléticos, activos, creativos y sobre todas las cosas MUY BIEN DOTADOS , mínimo 18 x 5 demostrable con foto real, si nunca tuviste tiempo para medirla, NO pierdas el tiempo en escribirme.......
Si estas o están interesados y creen cumplir con lo detallado, escríbeme detallando tus gustos, preferencias , forma de contacto y SI o SI con foto, no abro los mail sin ellas...
El placer es total, los espero...
un beso Rox

Algunas fotos de Rox en acción...
imagen
NUESTRA PRIMERA VEZ DE INTERCAMBIO
Un día, mi mujer y yo, empezamos a hablar del intercambio de parejas como una posibilidad de extender nuestros gustos sexuales. Después de un tiempo de hablar sobre ello y de ir a varios sitios de intercambios de nuestra ciudad, decidimos animarnos y hacerlo una determinada noche. Esto es lo que pasó y les contamos:

Fuimos al local que más nos había gustado de los tres que habíamos conocido previamente, en los que se practica el intercambio de parejas los fines de semana y entre semana también los tríos. Estábamos Marcela y yo sentados, cuando una pareja de las dos que estaban en el asiento de al lado nuestro empezaron a hablar con nosotros. Después de estar charlando un largo rato, salimos a bailar los cuatro, Marcela con el hombre, que se llamaba Jorge y yo con su mujer, que se llama Charo. En la pista, cuando empezó la movida, Charo y yo en cuanto empezamos a bailar, nos empezamos a meter mano y a besarnos por todas partes y lo mismo pude ver que estaban haciendo Marcela y Jorge. El le acariciaba los pechos y el culo y ella a él le agarraba la pija, mientras se besaban en la boca.

Al cabo de varios temas bailables, Marcela se inclinó hacia mí, sin dejar de bailar con él y me dijo si quería que fuéramos a los privados, yo le dije que lo que a ella le gustara, estaba bien, ella me contestó que sí y nos fuimos los cuatro a los privados. Al entrar en la parte de las camas, sólo había una pareja cogiendo en un extremo de las camas. Los cuatro nos desnudamos y nos acostamos en las tres camas más alejadas de ellos. Empezamos Marcela y yo, mientras Jorge comenzaba a coger con Charo. Yo a Marcela le acariciaba los pechos y su concha mientras la besaba; al sentir que ella tenía su concha húmeda y abierta, le pregunté si quería empezar con Jorge ya o esperar un poquito, a lo que me contestó que por ella empezaba ahí mismo. Así lo hizo, se separó de mí y se acercó a él, que le estaba chupando la concha a su mujer. Marcela le tocó la espalda, él se volvió y la tomó a María, la acostó al lado mío y mientras yo empecé a chupar la concha de Charo, Jorge se puso encima de María y empezó a metérsela con fuerza en su agujero húmedo, hasta que Marcela acabó chillando de placer; ella se dio vuelta levantando la cola hacia Jorge y él con su pija al mango se la metió toda su culo haciéndola gozar de placer, yo le tomé la mano a Marcela al mismo tiempo que continuaba chupando la concha de Charo, de vez en cuando soltaba la mano de Marcela y le acariciaba los pechos, mientras Jorge continuaba cogiendosela por el culo.

Cuando Jorge le terminó en el culo, yo la tomé a Marcela y se la metí en su concha con todas mis fuerzas hasta que sentí cómo me salía la leche a borbotones dentro del caliente hueco de ella. Después de volcar a mi mujer, nos volvimos a cambiar, Marcela volvió con Jorge y le hizo una chupada de pija a él hasta que volvió a ponérsela otra vez , entonces le dije a Marcela: " Acomodate que te voy a coger nuevamente”, entonces Jorge se puso boca arriba, ella se sentó sobre él, se metió la pija entera en su concha, y se la cogía desenfrenadamente para que yo los mirara, yo me incliné y comencé a chuparle las tetas. Me dí vuelta y le puse mi chota completa en el culo de Charo. Mientras la estaba cogiendo, ví como el hombre de la otra pareja que estaba en el otro extremo, se había acercado con su pija bien parada y sin decir nada, la tomó a Marcela de la cintura y se la metió sin más trámite moviéndola con fuerza. Yo veía a mi mujer cogerse a otro tipo en mi presencia mientras le chupaba la pija a Jorge, lo que me producía un morbo y un placer indescriptibles, esto hizo que no tardara mucho en volcarle en el culo a Charo, que se relamía como loca., cuando se la saqué, me hizo una mamada hasta dejarme la pija bien limpita. Marcela mientras tanto se había dado la vuelta en la misma postura, mientras el otro la movía por el culo y ella le seguía chupando la pija a Jorge. A mí se me paró de nuevo y cuando el otro le volcó su leche, la tomé yo nuevamente y cogimos hasta que acabamos los dos juntos. Mientras tanto, Jorge le chupaba las tetas a Marcela y ella se reía de tal forma que se notaba que disfrutaba con todo ello. Después de un rato, nos vestimos y nos fuimos. En el coche, yendo para casa Marcela, al preguntarle yo que tal lo había pasado dijo que muy bien, que sexualmente había disfrutado muchísimo y los dos concluímos que la experiencia había sido muy excitante y nos dijimos que la repetiríamos la semana siguiente, y que también nos animaríamos a hacer tríos.

Espero que los haya calentado este relato. La próxima vez les contaré cómo fue nuestra primera experiencia de trío. Hasta la próxima.


Marcela y Rubén
imagen
imagen
TRIO Mendocino.
Les envío este relato y una foto adjunta.
Mi nombre es Carlos, soy casado,38 años y soy de Mendoza, República Argentina.
Yo pasé de la etapa del ratoneo a la realidad hace como 10 años estando en Buenos Aires. Siempre que iba para la Capital buscaba lo que acá no había (por lo menos en ese entonces),por ejemplo cabarets con strep tease completos , porno shows etc. Llegó un momento en que eso ya no me llenaba, y un día leyendo Ambito Financiero me encontré con el famoso rubro 59 .Allí se ofrecían gran cantidad de servicios sexuales siempre pagos por supuesto. Uno me llamó la atención ya que decía "conexión":contáctese con personas en su misma búsqueda, y ponían un teléfono. Llamé y pedí información. Me dieron una dirección donde me explicarían de qué se trataba. Resultó que hacían contactos de acuerdo a la búsqueda de cada persona pero no con gente profesional o sea no con prostitutas disfrazadas. Así fue que conocí a María José una chica separada y muy fiestera con la que salí dos días seguidos.(era una mina separada , no una prostituta).Ella fue quien me inició en esto del intercambio de parejas y el sexo grupal ya que ella tenía experiencia en eso. Además me confesó que lo hacía con mujeres. Eso me puso loquito y le dije que quería hacer realidad lo de presenciar en vivo una fiestita lésbica. En mi próximo viaje a Bs. As. hicimos un delicioso trío donde no faltó nada , se hicieron y me hicieron de todo. Después vino la propuesta de reuniones grupales a la cual asistí con temor al principio pero luego conociendo al resto de la gente la pasé brutal. Luego seguí con la publicación de avisos en la revista Adultos y así comencé a conocer gente de Mendoza y,aunque parezca mentira, también de Bs. As. Publiqué avisos pidiendo mujeres y parejas o matrimonios para hacer tríos. Al ser una revista que abarca todo el país los avisos tardaron en aparecer. Así fue que, como a los tres meses de haber publicado los avisos , me contestó un matrimonio mendocino.
Liliana y Raúl ( 34 y 36 años).El primer encuentro fue con Raúl con quien compartimos un café Me comentó sobre sus inquietudes y de Liliana, las cuales coincidían con las mías en lo que respecta a higiene, reserva y discreción. Por supuesto coincidimos en lo que queríamos hacer en la cama. Me describió a Liliana como de cuerpo muy sexy ,bajita ,rubia ,muy calentona pero sin experiencia previa al igual que él. Me dijo que si quería ,esa misma noche podía conocerla. Así fue que quedamos en encontrarnos a las 20:30 en ese mismo café. No se equivocó en nada respecto de Liliana. Me gustó desde un principio. Charlamos de temas diversos hasta romper el hielo, luego el tema viró hacia el sexo. Yo les conté mis anteriores experiencias y ellos sus fantasías. Yo me fui poniendo al palo a medida que charlábamos. Si hubiese sido por mí hubiera concretado ahí mismo .Pero una de las cosas que he aprendido, es que esto tiene que surgir solo, sin forzar nada y que la que siempre decide es la mujer. Así las cosas, quedamos en que yo los llamaría por teléfono la semana próxima. Por suerte decidieron que lo iban a hacer. Nos encontramos en una esquina no muy céntrica, subieron a mi auto y rumbeamos para un telo. Ella se había vestido para la guerra: de rigurosa súper minifalda, tacos altos y ,como hacía frío un tapado hasta los tobillos. Una vez en el hotel, se despojó del tapado y al hacerlo la mini se le subió y quedó de manifiesto que llevaba portaligas blancos y medias también blancas. El vestido mini era ceñido al cuerpo y la moldeaba perfectamente. Aunque sus pechos no eran grandes eran de forma perfecta, para rematar tenía un buen par de piernas. Aún todos estábamos un poco nerviosos sin saber qué hacer. El marido me hizo una seña como diciéndome que tenía piedra libre. Yo me acerque a ella y le pregunté si la podía besar , a lo que me dijo que sí. Nos abrazamos y empezamos con los besitos tímidos en la boca hasta que con mi lengua le entreabrí los labios y ella me respondió con la suya. Ese fue el comienzo de una intensa franela. De reojo yo miraba a Raúl quien ya estaba en slip y se tocaba el pedazo bien al palo. Nuestros besos ya eran bien depravados; nuestras lenguas afuera ,gimiendo y diciendonos obscenidades. La mini la tenía de cinturón, mostrando que tenía una tanguita blanca bien chiquita y metida en la cola. Empecé a acariciarle la conchita y ella me tocó el bulto por encima del jean. Luego, ágilmente me dejó en slip. Raúl se abrazó a ella desde atrás y entre los dos la apoyamos y la toqueteamos toda. Él le pasaba la lengua por las orejas y el cuello y yo le chupaba los pechos babeándole los pezones. El calentamiento era intenso, sexy, yo diría bien porno. Luego ella se bajo y con la boca me sacó el slip dejando al aire mi pedazo. Con maestría se lo puso en la boca empezando con un tratamiento lingual de locura. Me pajeó con la boca y con las dos manos en forma espectacular al mejor estilo película porno. Raúl también ya estaba con su pedazo al aire pidiendo el mismo tratamiento .Nos pusimos a ambos lados de su cara y nos chupó a los dos incluso se metió las dos pijas en la boca. Yo casi acabé así que me retiré por un momento para contemplar el excitante espectáculo. Eso realmente era una porno en vivo. Dejé que se olvidaran un momento de mí para luego unirme nuevamente. Ya en la cama él la empezó a cojer. Ella de espaldas y con las piernas sobre los hombros de él. Yo me pajeaba y los alentaba. Ella me llamó pidiéndome que la cogiera por la boca .No me hice rogar , y la bombeé en su boca a más no poder. Luego cambiamos ,Raúl le dio su verga en la boca y yo me dediqué a chuparle y lamerle la conchita que estaba totalmente depilada y por cierto muy mojada. Le hice un trabajo de lengua en el clítoris hasta que me terminó en la cara, cosa que me encanta. Luego de su acabada y sin darle tiempo a recuperarse se la puse ,suave al pricipio hasta que ella me pidiò que la cogiera fuerte. Le bombeé un buen rato hasta que no pude resistir acabar. Al darse cuenta , ella me pidió que se la pusiera en la boca otra vez. Se la saqué y se la puse en la boca para que ella me sacara toda la leche. Abrió la boca ,sacó su lengua y me decía -dame la lechita en la cara, papito-y así lo hice. Le volqué en su cara bañándola en leche. Tuve una descarga brutal motivado por todo lo que habíamos hecho. La leche también le bañó los pechos y hasta el pelo. Luego ella me dijo que la besara así con toda mi esperma. La besé en la boca probando mi propia leche. (Confieso que era la primera vez que me pedían eso, y no me disgustó)Todo lo que nos hacíamos era poco .Luego vino el turno de Raúl. También le terminó en la cara.( Se ve que era práctica habitual entre ellos, y a mi , la verdad me enloquece verlo y hacerlo siempre que me lo pidan).Ella se pasaba la lengua por los labios relamiéndose la leche de los dos. Realmente fue algo muy "chanchito" lo que hicimos. Luego de un descanso y de lavarnos comenzamos de nuevo. Pude ver por primera vez de cerca una buena penetración anal y cómo ella pedía más. Realmente me sentí mucho más excitado y motivado en este trío que en una grupal, hubo más piel entre los tres, era como si nos conociéramos desde hacía tiempo. Todo salió de maravillas. Y lo más excitante es que ella era la "directora de orquesta" ya que pedía y pedía más y decía o gritaba lo que quería que le hiciéramos! Y eso es bárbaro .Raúl estaba como loco de calentura y él también me pedía que quería verla a ella haciendo tal o cual cosa. En un momento él me pidió que me sentara en una silla que había y que ella se sentara sobre mi pija mirándolo a él. Él se sentó en el borde de la cama y comenzó a decirle a ella que era una putita divina que se dejaba coger por cualquiera y ella le decía que sí _ SÍ PAPI SOY TU PUTA Y ME DEJO COGER ASI PORQUE ME ENCANTA QUE GOCES MIRANDO COMO ME COGEN BIEN COGIDA Y ME VOY A TRAGAR TODA LA LECHE DE CARLOS DELANTE TUYO, QUERES? Raúl se acercó, se arrodilló y empezó a lamerle el clítoris mientras yo se la daba por el culo ( eso tampoco lo había hecho nunca).Ella empezó a acabar a más no poder, sin parar y pidiendo más y más pija!!-quiero pija y mucha leche chicos !!!! Raúl se pajeó delante de ella y le bañó las tetas con su semen, y yo por mi parte ante la imposibilidad de sacarla , le llené el culo de esperma que luego empezó a salirle de su agujerito y comenzó a mojar la silla con ella. Bueno, paro aquí pues estoy con mi pija dura como un recordando esa maravillosa experiencia.
Saludos a los que lean este relato.
Carlos
Mi mail es: dea3x@hotmail.com


imagen
Pueden enviar sus relatos a nuestro mail y se los publicaremos en esta página...
Nuestro mail es: parejacba@hotmail.com
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
EL DEBUT DE MI ESPOSA SANDRA (by Alexxx)

Después de mucho tiempo de tranquilidad sexual de los dos, al parecer, ya habíamos cumplido todas nuestras fantasías, pero de vez en cuando comenzábamos a extrañar esas situaciones extremas de sexo que nos habíamos brindado mutuamente.
Así que para alimentar más nuestras fantasías fuimos a alquilar un par de películas a un video club especializado en el tema.
Ahí nos encontramos con los temas mas variados y entre otras nos gustó mucho una que se titulaba Maratón Sexual. Sin perder tiempo fuimos a casa a mirarla inmediatamente. La historia era muy simple se desarrollaba a cámara abierta sin ningún tipo de edición y era protagonizada por una estrella porno muy conocida que desafiaba a tener sexo con una exagerada cantidad de hombres tratando de romper un record. La historia era verdadera, no era una película de ficción. Ella tenia que hacer acabar a todos esos tipos uno por uno y sí que lo lograba sin mucho problema.
Mi esposa empezó a ponerse a mil con la historia y obviamente yo también, queríamos vivir en carne propia esa historia, pero nos preguntábamos ¿cuántos tipos ella resistiría y además de donde los sacaríamos ya que pagarles seria una fortuna, pero pensándolo bien se que muchos hasta pagarían por hacerlo con mi esposa, y esa idea nos calentó aún más.
Fue entonces que decidimos publicar avisos en varias páginas de swingers y de contactos, colocando una foto de ella con el rostro tapado por un antifaz y totalmente desnuda, solicitando hombres para una masiva fornicación de esa mujer. Los requisitos eran que tenían que tener análisis de HIV al día, un físico muy bien trabajado un miembro viril de más de 18 cm., su estado civil ni social no importaba. Tenían que enviar a nuestra casilla de correo fotos de ellos desnudos.
Así esperamos pacientemente y los curriculums fueron llegando en grandes cantidades. Teníamos para elegir lo que quisiéramos, siempre contestábamos dudas de las personas que querían participar.
Entre mas tiempo pasaba más nos calentábamos con la idea, no podíamos esperar más pero eso era parte del juego y de la fantasía.
Para poder cubrir costos decidimos que le cobraríamos una pequeña suma de dinero a cada integrante no mucho más de lo que se gasta una salida de un sábado por la noche , con ese dinero alquilamos un loft, con hidromasaje y muchas mas comodidades, contratamos un pequeño lunch, y compramos los mejores champagnes.
La noche estaba por llegar y le confirmamos la dirección un día antes a los elegidos, que fueron la increíble cifra de cincuenta participantes, ellos sabían que podían no llegar a participar porque no sabíamos a cuantos mi esposa aguantaría cojerse, pero a ellos ya les encantaba el solo hecho de estar en el lugar.

Esa noche fueron llegando uno por uno y fueron recibidos por mi esposa que estaba con un camisón negro totalmente transparente y un conjunto de ropa interior también negro con portaligas. Ella recibía un sobre de ellos donde se encontraba el DNI de la persona el análisis de HIV y el dinero de la inscripción, el sobre cerrado ella me lo pasaba a mí para que yo constatara todo perfectamente.
Fueron llegando puntualmente, los fuimos ubicando con diferencia de minutos para que no se agolparan ni llegaran todos juntos como manada.
Llegando la media noche, ya habían concurrido todos los participantes perfectamente al horario, no faltaba ninguno. La música lenta se escuchaba de fondo mientras los invitados charlaban amablemente entre todos, mientras mi esposa se paseaba con copas de champagne convidándolos a ellos. Nadie podía quitar los ojos de ella que lucia espléndida y más allá que era la única mujer que estaba entre tantos hombres, en el aire se podía respirar el ambiente a calentura, la idea de que todos desearan hacerlo con mi mujer me calentaba increíblemente al punto de tener una erección continua.
Antes de comenzar la acción yo dirigí unas palabras de agradecimiento y les volví a recalcar las reglas. Ellos iban a tener que cojerse a mi mujer hasta acabar y cederle el turno al siguiente participante, todo iba a ser registrado por una cámara para recuerdo personal, poniendo en claro que no habría ningún tipo de difusión comercial.
Todos a la orden de mi mujer fueron desnudándose dejando lucir los distintos tipos de miembros, la mayoría ya estaban dispuestos a la acción, nadie se podía masturbar sino se arruinaría parte del juego ya que ella era la que los tenía que hacer acabar.
Ella les indico que formaran un círculo y comenzó primero con una mamada general para lograr que los penes erectasen, además ella quería sentir los 50 machos al palo a su alrededor. Yo mientras tanto filmaba todo con una pequeña cámara de mano.
La mamada parecía interminable, en algunas pijas se quedaba más tiempo que otra sea porque les gustaba o porque no podían erectarse por completo. En una mi esposa no aguanto más y comenzó la acción. El chico era muy atractivo para el gusto de ella y la pija tenia un tamaño considerable así que comenzó a mamarla con fuerza y trataba de tragarla un poco hasta que comenzó con movimientos frenéticos de su cabeza masturbando al muchacho con la boca y con su garganta, Cuando alguien estaba por acabar lo tenia que gritar para que mi esposa decidiera que hacer. El muchacho no aguanto mucho más y comenzó a anunciar que estaba por acabar pero mi esposa no paraba el ritmo estaba decidida a tragarse todo ese néctar. Y sin duda lo logro en el momento justo que el muchacho dijo acabo ella se trago toda la pija de un saque, yo pudiendo observar a través de la cámara como el pene se perdía en su boca y su garganta se inflamaba. Ella sentía los borbotones de semen que se dirigían directo a su estomago. Luego retiro el pené de su boca tosió un poco por el sofocamiento se paró le dio un beso de lengua al muchacho y lo retiro de la ronda, ya había pasado el primer polvo.
Luego de mamar todas la pijas ella se acomodó en un respaldar de un sillón, dejando su cola expuesta y les ordenó a todos que hagan una fila detrás de ella.
Uno por uno comenzaron a penetrarla por la vagina, el primero se ve que estaba acumulando calentura pues no tardo mucho en acabar y en el momento que estaba por hacerlo mi esposa le pidió que lo haga adentro, después vino otro petisito pero con un pene muy gordo que le costo penetrarla puesto que la noche recién comenzaba y la vagina aun estaba fría, ese tardo bastante tiempo en acabar. Así pasaron diez personas, todos les acabaron adentro su vagina que a esa altura seria un mar de semen, mi esposa decidió tomar riendas en el asunto y detuvo por un momento la fiesta, se paro para decir unas palabras y se podía ver como entre sus piernas caía semen que se derramaba de su vagina inundada, ella se sentía feliz de sentir eso. Les ordenó que se acostaran diez hombres con los miembros erectos sobre una gran alfombra que había en el loft. Ella pensaba cabalgarse a los diez, así que los muchachos no se hicieron esperar Monto el primero y con todo frenesí se movió dejando al pobre joven acabar antes de lo que el pensaba pero ella seguía sus movimientos pues parecía que ella también estaba decidida a tener su orgasmo, pero ya el flácido pene del muchacho se lo impedía , así que pasó al siguiente para gozar mas ella esta vez comenzó a penetrarse el pene bien despacio y le pidió al macho del momento que le pusiera un par de dedos en su ano así se excitaba ella aun mas, el obedeció sin ningún problema , la cabalgata fue de muy despacio hasta terminar los dos frenéticamente con un orgasmo juntos a los gritos como si hubiera sido el primero de sus vidas. Así fueron pasando uno tras uno y después del primer orgasmo a mi esposa le costaba moverse pero no tardaría en llegar al segundo que fue justo en el décimo chico este también le puso unos dedos en el ano para excitarla aun mas pero de los dedos llego a la mano, yo filmaba como la mano del pibe se perdía en el ya bien dilatado ano de mi mujer , que para ese entonces se había pasado veinte pijas y ya estaba bastante cansada y su vagina por lo que vi estaba morada.
Pero la noche ni siquiera había llegado a la mitad faltaban aun treinta y los chicos no tenían ganas de irse sin nada.
Ella se paro demostrando cansancio y se acostó boca abajo en la cama, me pidió a mi que le acomodara unos almohadones en su vientre y así quedo con su cola bien paradita y expuesta. Entonces ordeno que hagan toda una fila detrás de ella para hacerle la cola.
Los chicos pusieron cara de felicidad por la entrega del plato principal, así que uno por uno sin vaselina comenzaron a darle por el ano, este estaba muy limpio después de haberse practicado una serie de enemas esa misma noche. Mi esposa se masturbaba a medida que los pibes le iban acabando en el ano, mientras los que se retiraban se acomodaban a fumar o a tomar algo y principalmente a descansar en el living del loft.
Yo seguía filmando y era increíble ver el ano de mi esposa lo grande que quedaba, además cada vez que la penetraba alguien nuevo se podía ver como salía para afuera restos de semen de los participantes anteriores. Ella sentía como le inundaban como nunca sus intestinos y también sentía al moverse todo el otro resto de semen dentro de su caliente vagina. Una vez que pasaron diez y ya se veía como la luz entraba por el departamento, sabíamos que aun restaban veinte y ella no daba más.
Decidió matar dos pájaros de un tiro y cojerse de a dos tipos a la vez. Eligio los penes que la penetrarían por delante y por detrás, y formo dos filas. Se acomodo en la cama de perfil para que pudieran penetrarla por delante y por el otro lado eran los que la penetraban por detrás, muy ingenioso.
Así comenzó la parte final de la fiesta la penetraron por delante y luego sin ninguna dificultad por detrás, no todos acababan juntos y ella intercambiando de amante uno por vez. Realmente el cansancio la ganó y entregó su cuerpo completamente a los buitres que la querían devorar, no se movía para nada ni gemía, sus ojos cerrados demostraban que estaba exhausta. Pero los chicos no perdían tiempo y no desperdiciaban su turno para sobarle bien los pechos y morderle todo el cuello, ella estaba totalmente entregada.
Los chicos de adelante le acabaron más rápido y quedaron dos para penetrarla por detrás así que ellos la acomodaron de espalda y comenzaron a darles con todo frenesí, Ellos eran los últimos y estuvieron bancando la calentura toda la noche.
Cuando el ultimo acabo y por supuesto lo hizo dentro de su ano como todos, yo la comencé a despertar y lo primero que me dijo es que tenia mucha sed. Yo sin perder tiempo les di una jarra a los muchachos y les dije que los que pudieran la llenaran con su néctar. Eso le gusto a mi querida Sandy se iba despachar un litro de leche verdadera. Pero ella para no perder tiempo separó a tres del grupo que les gustaba y estaban re al palo y les dijo que iba a beber directo de la fuente. Así que recostada acomodo su cabeza con dos almohadas y abrió bien la boca en señal de estar esperando la leche de los muchachos. Ellos sin perder tiempo se acomodaron y comenzaron a masturbarse alrededor de la boca de ella, mientras los demás ya se pasaban la jarra de mano en mano para ir llenándola. Esta se fue llenando de una gran masa de leche de todos los participantes. Y mientras ya comenzaba a acabarle directo en la boca y mí Sandy no dejaba escapar ni una gota de tan preciado y caliente liquido. El ultimo de los muchachos agarro con fuerza la cabeza de mi mujer y le hizo tragar todo el pene de un envión justo en el preciso momento en que le acababa, eso fue medio brusco pero le encantaba a ella.
Cuando la jarra fue por fin pasada por todos los contribuyentes yo la agarré y se la pasé a mi mujer. Ella observo encantada la cantidad de semen que esta contenía, nunca había visto tanta leche junta y sin hacerse rogar la tomo con las dos manos y comenzó a beberla sin parar, todos comenzaron a aplaudirla observando lo puta y degenerada que era mi mujer realmente de recordarlo me pone la piel de gallina. Ella bebía sin parar y se podía beber como hilitos de semen se escapaban por el costado de su boca, derramándose por el exceso de liquido que quería injerir.
Así termino esa noche que prometimos volver a repetir ya que todos se fueron muy contentos y satisfechos, gracias a la única e incansable de mi mujer.

imagen
imagen
El relato caliente de Laura y David

Hace un tiempo que hemos decidido con mi marido que la vida son tres días y hay que aprovecharla. Hemos comprado revistas de intercambios, hemos navegado por Internet... El sólo hecho de pensar en realizar nuestra fantasía de un trío o de participar en una orgía me pone a mil, y enseguida me lanzo a chupársela a David, cuando está en la computadora y terminamos con un par de acabadas de campeonato.
Este verano nos decidimos y fuimos a un pub liberal, un local de intercambios en cuya puerta ya sentimos la emoción y el frenesí de todos nuestros deseos. Habíamos cenado en un restaurante cercano, una cena romántica, de esas de velas y música de fondo, en la que David no paraba de hacerme la boca agua porque jugaba, bajo el mantel, con su pie entre mis muslos, y como habréis imaginado, sin tanga de por medio, terminó con el pie empapado. Nuestra conversación era cada vez más picante y yo me moría de ganas de ser cogida al tope.
Al llegar al local me puse un poco nerviosa, incluso temí ver a algún conocido, pero ya íbamos muy alegres por el vino y el deseo. La chica de relaciones públicas nos introdujo con exquisita amabilidad y con la mayor normalidad nos enseñó el pub y todas las estancias. Cuando nos sentamos a tomar una copa, ya más relajados, vimos a nuestro alrededor varias parejas, una de ellas muy atractiva. Enseguida cruzamos nuestras miradas: nosotros también estamos bastante potables; David es un morenazo con unos preciosos ojos verdes y yo, que me llamo Laura, iba verdaderamente despampanante, con mi cabellera rubia suelta y un ajustado y liviano vestido rojo con tiritas.
Cuando volvió la de relaciones públicas para preguntarnos si todo iba bien, le dijimos si aquella pareja eran clientes habituales y si nos los podía presentar, nos dijo que sí y pronto estábamos tomándonos una copa y charlando juntos. Se llamaban Marcelo y Ana, estaban casados y tenían un hijo y eran realmente divertidos. A los dos les gustaba el deporte y se les notaba por sus cuerpos . Incluso, tengo que reconocerlo, me gustó Ana, morena y guapísima, con la que congenié enseguida. Marcelo y David fueron derivando su conversación hacia nosotras y empezaron a bromear sobre lo mucho que nos gustaba la marcha y lo bien que lo hacíamos en la cama.
- ¿En la cama sólo? -Dijo Ana.
Enseguida estábamos hablando de nuestras posturas favoritas y de nuestras fantasías mientras la conversación iba subiendo de tono, entre risas y roces...
- Como sigamos así, mi marido va a reventar el cierre del pantalón -Dije entre risas de todos. - Es cierto -Dijo Ana que ni se lo pensó para palparle el paquete a David. - De lo que no hay peligro es de que te mojes, porque no llevas nada debajo -Me respondió mi marido. - ¿será verdad? -Preguntó Marcelo y al tiempo que él me subía el vestido para comprobarlo, yo separé mis piernas, dejando a su vista mi pubis. - Esto se está calentando demasiado y yo como soy muy formal me voy a bailar como una buena chica ¿ Vienes David? -Dijo Ana mientas se llevaba a mi marido a la pista.
Yo me quedé hablando con Marcelo, que me dijo que había constatado que yo era rubia auténtica por el color del pubis, y yo le constesté que no me pensaba ir esa noche sin comprobar si él era moreno auténtico. Nuestras parejas, mientras tanto, estaban ya al son de una música lenta. En un momento dado, Ana que se dejaba sobar las tetas por mi marido, le bajó el cierre y le agarró la pija.
-Nosotros vamos con retraso -le dije a Marcelo. -Pues ya sabes de donde agarrarte -me dijo mientras me tomaba la mano y me la llevaba a su bulto que estaba pidiendo guerra- ¿o prefieres bailar? -Continuó. -No, creo que lo que hay que hacer es llevarnos a aquellos dos al jacuzzi, antes de que empiecen con "otro baile"- Dije yo. -Nos vamos al jacuzzi, ¿vienen? - les dijimos, y pronto estábamos los cuatro desnudos, disfrutando del burbujeo.
Realmente Marcelo y Ana estaban riquísimos: El tenía un culo de locura y su polla, que apuntaban bien alto, era casi más grande que la de David. Ana tenía unos pechos grandes y redondos, con unos pezones largos y oscuros que realmente llamaban la atención, y el sexo lo llevaba depilado del todo.
David me habló al oido: -esta noche nos vamos a poner las botas- me dijo y se puso a besarme apasionadamente. Mientras me besaba, Marcelo y Ana se nos acercaron; ella le agarró la pija a mi marido y Marcelo comenzó a tocarme las tetas y luego el culo, hasta que poco a poco pasó a mi concha y comenzó a juguetear con mi clítoris y a meterme dos dedos en la vagina. David y yo seguíamos dándonos lengua como locos y yo estaba ya que explotaba.
Para descansar, me separé de mi marido y me dirigí a Marcelo, al que tomé su instrumento con una mano, mientras me agarraba a su culo con la otra. Eché un vistazo y Ana ya estaba comiéndole la pija a David, que se había sentado en el borde del jacuzzi y tenía en sus tetas dónde agarrarse también.
-Ya está bien de que nosotros siempre vayamos rezagados - me dijo Marcelo mientras me tomaba por la cintura, me sentaba al lado de mi marido y se ponía a comerme de arriba hasta abajo. La tenía bien parada y sin perder tiempo, Marcelo se la clavó a su esposa por detrás, mientras ésta seguía comiéndosela a David como quien tiene hambre de semanas.
Ana se corrió como una loca y, al oirla, mi marido no aguantó más y le llenó la boca de semen. Rápidamente me lancé con el ánimo de pillar algo, acerqué la boca y mi lengua, en la pija de David,que se encontró con la lengua de Ana, en la que pude saborear aquél jugo. Mientras nos dábamos la lengua y nos tocábamos mútuamente los pechos, Marcelo me introdujo su pedazo y creí que iba a desmayarme de gusto: era inmensa, muy gruesa y se movía como una máquina.
Entretanto, mi marido acercó su lengua a las nuestras y nos besamos los tres a la vez, mientras Marcelo seguía embistiéndome con fuerza. Mi orgasmo fue casi instantáneo y me volví a tiempo para que Marcelo me volcara en mi boca.
Nos fuímos los cuatro a una cama redonda, en un cuarto contiguo, donde habían otras parejas haciendo de todo. Aunque me acababa de secar, ver a tanta gente en una orgía sin límites, hizo que me mojara de nuevo rápidamente.
Mientras yo hablaba con Ana, que me dijo que era la primera vez que besaba a una mujer y que, mientras lo hacía, había deseado saborear mi sexo, a lo que yo le contesté que la noche era muy larga. Dicho y hecho, enseguida estábamos en acción: Nada más sentir la lengua de Ana en mi entrepierna, me puse calentísima y le dije que aquello había que hacerlo del todo bien y girándome, comenzamos un 69 que estaba en todo lo suyo cuando nuestros marido vinieron con unas copas. Al vernos, David y Marcelo comenzaron a masturbarse a nuestro lado mientras nos miraban.
-Cariño -me decía David- cómele la concha a esa putona que enseguida me la voy a coger yo.
Al tiempo estábamos los cuatro cogiendo: nosotras en cuatro patas nos dábamos la lengua con frenesí, mientras Marcelo me la volvía a meter y mi marido hacía lo propio con Ana. A partir de ahí los jadeos fueron en aumento y cambiamos varias veces de pareja. Por un rato cogimos con nuestros maridos respectivos que, al final, acabaron a la vez sobre nuestras tetas, que nos limpiamos la una a la otra a base de lengua.
Yo ya había perdido la cuenta de mis orgasmos. Mi marido estaba reponiéndose y Marcelo se fue al baño.
Ana encendió un cigarrillo y yo me dediqué a disfrutar viendo a las otras parejas de al lado. Me dió envidia ver a una mujer que era poseída por dos jóvenes, uno por la vagina y otro por el ano, mientras ella le comía la pija a un tercero. David y Marcelo, se acercaron y nos metieron sus pijas en nuestras bocas. Entonces Ana le dijo a mi marido: -quiero que me metas tu pedazo en mi cola que quiero sentirla.
Yo me puse en cuatro patas y le dije a Marcelo que me cogiera hasta llenarme de leche. Realmente estaba siendo una noche inolvidable y yo estaba como una perra en celo. Por eso no dudé en acercar mi boca hasta uno de los chicos de al lado y chuparle su pija sin mediar palabra. Se acercaron los otros dos chicos y, mientras me sobaban las tetas, se pajeaban. Yo seguía disfrutando de las embestidas de Marcelo y me puse a contentar a los tres chicos, que fueron turnando sus pijas en mi boca. Oí cómo acababan David y Ana que nos miraban, y Marcelo terminó dentro mío, mientras me terminaban en la boca los chicos por turno, mientras yo tragaba raudales de leche.
Luego de un rato, llena de semen y super satisfecha, nos fuimos a bañarnos y vestir los cuatro para retirarnos del lugar y nos dijimos que era una pena no proseguir la fiesta otro día, así que quedamos para el sábado próximo para pasar la noche en un lugar que conocían ellos. Nos preguntaron que si podían invitar a otra pareja a pasar la velada con nosotros. -¿cómo son? - les dijimos. -¡Mmmmhhh! - nos contestaron al unísono Ana y Marcelo, dando su aprobación, con lo que no hubo más que hablar. Pero esta ya es otra historia que les contaré otro día, porque desde hace un rato tengo mis dedos entre mis labios inferiores y voy a tener que...¡Mmmmhhh!... Bye.


Laura&David
imagen
Una chupada de Laura, una amiga cordobesa
Si estos relatos calientes les sirven para masturbarse...nos parece bárbaro y mientras se les escurre el semen por los dedos...siguen los relatos...Sigamos...si?...
imagen
El cumpleaños de Gabriela

El día de mi cumpleaños, decidimos festejarlo con mi marido y preparamos un asado. A casa habían llegado unos obreros que estaban haciendo una remodelación y los habíamos invitado a compartir el asado con nosotros…

Después de comer noté que habíamos bebido bastante. El se sintió mareado y se fue a dormir. Yo les pedí que disculparan la ausencia de mi marido que se había retirado porque estaba mal…Ellos se rieron y me dijeron que no había problemas, que iban a festejar mi cumpleaños conmigo…Yo me reí y los observé a cada uno de ellos.

Ellos eran tres hombres mayores, yo creo que ninguno tenía menos de 50 años, gorditos, panzoncitos, morenos y peticitos...Me di cuenta que no me quitaban la mirada de las piernas y me excité más cuando me imaginé lo que me estaban viendo: las piernas, el liguero y las pantaletas. En una de esas uno de ellos me sacó a bailar y ahí me di cuenta que ya no me podía sostener en pie, estaba muy tomada, pero hice un esfuerzo, me recargué en él y él me abrazó fuerte. Comenzó a acariciarme la espalda y luego bajó sus manos hasta agarrarme las nalgas, mientras comenzó a besarme el cuello y a frotarme su pene en mi estómago.

Yo me derretía, no dije nada y me dejé hacer cerrando los ojos. Luego la música terminó pero el no me soltó y me siguió besando y apretándome contra él. De pronto sentí que alguien se me acerco por atrás, era otro de ellos y también comenzó a tocarme y a recargar su pene entre mis nalgas. Eso me excitó tanto que me empecé a mover rítmicamente para sentir mejor la verga que tenía atrás y la que tenía adelante. Sentía sus panzas presionándome y sus vergas frotándose contra mis nalgas y mi pubis.

No supe como fue, pero cuando me di cuenta ya no tenía la falda puesta y me tenían en ropa interior, medias y liguero. Sus manos me tocaban por todos lados y así me llevaron al sillón donde me estuvieron besando y manoseando entre los tres, acabaron de desvestirme y uno de ellos se puso a chuparme mi concha, me metió toda su lengua hasta que encontró mi clítoris y me lo lamió como nadie me lo había hecho. Los otros me chupaban las tetas y me besaban en la boca. Sentí como me chupaban una lola cada uno y así me vino en la boca del que me la estaba chupando y luego siguieron los otros, sus lenguas eran terribles, me mamaban como nunca lo había sentido, me penetraban toda y en especial uno de ellos tenía unos bigotes que al rozar los labios de mi concha, me hacían acabar más y más en la boca de cada uno.

Sus comentarios me enloquecían, nunca pensé que esas obscenidades me halagaran y me calentaran tanto. Mientras me disfrutaban toda, escuchaba decirlos cosas como "ésta concha esta bien rica", "mira que pezones tan sabrosos"., "esta mina es una puta caliente", "chupale el culito", en fin. Luego comenzaron a morderme los muslos, las pantorrillas, la espalda y eso me tenía loca, más cuando uno de ellos me metió sus dedos en la vagina y comenzó a moverlos provocándome un gustito placentero .Mis pezones y mis labios estaban hinchadísimos y yo buscaba que me besaran en la boca para disfrutar sus lenguas que me entraban hasta la garganta.. De pronto sentí que me tomaron del pelo y con fuerza, pero sin violencia, me hicieron sentarme y uno de ellos acerco su pija a mi boca. Así como estaba, no lo dudé y se la devoré, me la metí y me puse a mamarla de tal forma que ni yo sabía que lo podía hacer, quería comérsela, quería que me entrara toda hasta el fondo. Alcancé a escuchar que uno de ellos dijo: ¡Qué garganta tiene esta mujer!

Comencé a buscar las otras vergas y me las fueron dando, pero una era muy grande, enorme y gorda y esa la lamí toda porque casi no me cabía en la boca, pero la chupaba así como a las otras. Las caricias, los manoseos y la penetración de sus dedos en mi vagina no terminaban, de pronto sentí unos dedos dentro de mi ano y me vino otra vez. Me dieron vuelta y se pusieron a darme mordiditas en mis nalgas y a chuparme el ano, me metían su lengua y sus bigotes me rozaban las nalgas provocándome un placer enorme.

Desde ese momento, no deje de tener una verga en la boca mientras me dedeaban y me chupaban el ano. Yo comencé a pedir que me cogieran pero uno dijo que no había condones. Yo les pedí que me cogieran aunque fuera sin condón y así lo hicieron, se echaron a suerte para ver quien sería el primero y así me acostaron en la cama y me fueron cogiendo de uno en uno.

Yo estaba feliz, mi vagina escurría semen hacia afuera, pero yo quería más y entonces me volvieron a poner a mamárselas y a cogerme de a dos : Uno por la boca y otro en la concha, pero uno de ellos me preguntó que si la quería por el culo y le dije que sí.

Nunca me lo habían hecho así, francamente hasta ese día sólo me había cogido mi marido y aunque había querido muchas veces cogerme por atrás, yo me negaba y en cambio yo accedía a mamársela cada vez que él quería hacerme la cola. Pero ese día no dude en aceptar que me cogieran así, sus lenguas dentro mi ano me habían hecho sentir la necesidad de ser penetrada de esa forma.

Yo estaba sintiendo la verga que estaba debajo de mí y mamándosela al otro, cuando sentí la lengua del otro que me ensalivaba el ano, luego sentí sus dedos entrando y saliendo. Estaba extasiada y le pedí que me la metiera. Sentí la punta de su pija explorando mi culo y luego sentí como entró un poco, era delicioso, me pare un momento y sentí como me fue entrando más y más hasta que sentí sus huevos entre mis nalgas. Ese momento fue lo mejor, sentía como las vergas de esos hombres casi se tocaban dentro de mí y luego como entraba una mientras la otra salía rítmicamente y luego se encontraban bien adentro. Mientras tanto el otro me tenía agarrada de la nuca y me bombeaba su verga en mi boca. Comencé a sentir sus eyaculaciones dentro de mi primero en la vagina, luego en la boca y finalmente en mi intestino, fue delicioso, quedé extenuada, me zafé de ellos y les pedí que me dejaran descansar un rato.

Todos estábamos desnudos y mientras me servían una cerveza, pues ya se había acabado todo el wisky que tenía en la casa, me di cuenta que estaba siendo el juguete sexual de tres desconocidos, panzones, viejos pero muy experimentados. Nos acabamos las cervezas y destaparon más. Sus penes flácidos parecían inofensivos, pero esa noche yo estaba desatada, vi que eran las cuatro de la mañana y pensé que una hora u hora y medía todavía podía disfrutar de la situación. Fui a la recámara a ver a mi marido y roncaba como león, le cerré la puerta con llave y regresé a la sala a donde estaban los del trío, su semen me escurría entre las piernas y ya se comenzaba a resecar en mi cara.

Destapé otra cerveza y me la tomé como de cuatro tragos, mientras ellos no me quitaban la vista y se sobaban las vergas. Uno de ellos comentó: "esta hembra quiere más" y me hizo señas para que me acercara, yo obedecí y cuando me acerqué me hizo señas para que me hincara y se la mamara. Su verga estaba flácida, chiquita, pero así me la metí en la boca y se la comencé otra vez a mamar hasta que le volvió a crecer. Me pasé al lado donde estaba otro de ellos sobándosela y volví a hacer lo mismo, pero me dijo que le chupara el culo para que se le parara más. Me acomodé en la alfombra y él me puso sus nalgas en la boca, nunca lo había hecho, pero se lo traté de hacer como ellos me lo habían hecho a mí. Mientras se lo lamía le sobaba los huevos y la verga hasta que sentí su tremenda erección, entonces se dio vuelta y me chorreó la cara con su leche caliente, quise limpiarme porque tenía semen en los ojos, pero otro ya se había acomodado para que también le chupara el culo y se lo hice igual y le pedí que me echara su semen en la cara y lo mismo le hice al tercero. Me quité el semen de los ojos y los noté exhaustos, pero estaban inhalando cocaína.

Me acosté en el sillón y reparé en el reloj de la pared que ya marcaba la cinco de la mañana, me levanté y les dije que ya iba a amanecer, pero no me dejaron ni hablar, me dijeron que me hincara en el sillón y uno de ellos, el que la tenía más grande, me volvió a poner su verga en la boca. Mientras se la mamaba, el otro se acomodó atrás de mí y me la metió por en el culo hasta que le vino y luego siguieron los otros dos hasta que acabaron dentro de mí. Terminaron y me pidieron que se las limpiara con la boca, se las lamí y limpié lo mejor que pude y comenzaron a vestirse. Ya se veía un poco de luz en la ventana, estaba amaneciendo.

Se despidieron, yo los besé en la boca para sentir su lengua nuevamente. Me dijeron que estaba muy buena, que me debería dedicar más a eso. Yo les pedí que por favor no me buscaran ni dijeran nada. Uno de ellos me dio su tarjeta y me dijo burlonamente que si los quería volver a contratar, les hablara por teléfono. Tuve que aceptar todavía sus manoseos al despedirse y salir del departamento.



Yo estaba prácticamente bañada en semen, me ardía la boca de tanto mamar, el ano lo tenía destrozado y la vagina muy rosada. Pensé en bañarme pero me sentí todavía borracha y cansada, me tomé otra cerveza, abrí la puerta del dormitorio y me fui a acostar.

Apenas me acosté, mi esposo despertó y me comenzó a tocar, se extraño que estuviera desnuda pero eso lo animó más, se me subió y comenzó a cogerme. Esperé a que se viniera hasta que me la sacó, me quería dormir, pero al verle al pene brillante de semen, me entraron unas ganas locas de mamárselo, me hinque en la cama y se lo comencé a chupar, sabía que su verga estaba empapada de semen de los cuatro y lo disfruté tanto que me vine mamándoselo, como nunca me había sucedido.. Como tardaba en acabar, le pedía que me la metiera más y volvía a sacármela llena de leche de ellos. Así se la mamé hasta que se volcó en mi cara y así, me quedé dormida como hasta las seis de la tarde.

Nunca había sentido tanta calentura y mis pensamientos todavía no paran de buscar repetir algo así como en la noche de mi cumpleaños…